La Administración amplía a 10 años la comprobación de bases imponibles negativas

La Administración se reserva el derecho de comprobar e investigar las bases imponibles negativas de los últimos 10 años. Transcurrido dicho plazo, tan sólo se admitirá la compensación de aquellas bases imponibles negativas que el contribuyente sea capaz de acreditar debidamente.

Tras la última reforma de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, el derecho a comprobar e investigar las bases imponibles negativas por parte de la Administración pasa a prescribir a los 10 años.

Una vez transcurrido dicho plazo, la Administración admitirá la compensación de las bases imponibles negativas que el contribuyente sea capaz de acreditar mediante las autoliquidaciones presentadas, las cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil y los libros contables legalizados, puesto que no se admitirá la aportación por parte del contribuyente de los libros registros que se pudieran extraer de los programas de contabilidad utilizados.

En conclusión, la nueva ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades establece la posibilidad de compensar las bases imponibles negativas sin límite temporal, sin embargo, incorpora nuevos requisitos para poder beneficiarse de la compensación de dichas bases.

Cabe destacar el hecho de que la Administración pueda comprobar e investigar bases imponibles negativas cuyo ejercicio esté prescrito al producir efectos en los ejercicios no prescritos. Por ejemplo, si se inspeccionase el Impuesto sobre Sociedades del ejercicio 2013 donde se compensaron unas bases imponibles negativas del ejercicio 2008 (ejercicio ya prescrito), el inspector podrá exigir al contribuyente la acreditación de su procedencia.

En definitiva, la nueva reforma supone una nueva exigencia para el contribuyente, que se ve obligado a preservar toda la documentación contable durante un periodo temporal más amplio.

Flickr Stream

User not found

Flickr Stream

User not found