¿Cuántos años conservar los documentos de la declaración de la renta?

Posted on Edit
"Declaración de la Renta"

Tras finalizar el plazo para presentar la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al año 2016, surgen algunas dudas posteriores a su presentación, como qué documentación debemos conservar y durante cuánto tiempo.

Una vez presentada la declaración de la renta del 2016, la mayoría de contribuyentes piensa que ya ha cumplido con sus obligaciones ante Hacienda y se deshace de la documentación que acredita las operaciones declaradas. Sin embargo, es importante ser consciente de que esta forma de actuar puede ocasionar graves consecuencias.

La normativa fiscal recoge textualmente que existe la obligación de “conservar durante el plazo máximo de prescripción, los justificantes y documentos acreditativos de las operaciones, rentas gastos, ingresos, reducciones y deducciones de cualquier tipo que deban constar en sus declaraciones y aportarlos juntamente con las declaraciones del Impuesto, cuando así se establezca, y a exhibirlos ante los órganos competentes de la Administración Tributaria, cuando sean requeridos al efecto”.

El plazo de prescripción es, por norma general, de cuatro años contados desde que finaliza el periodo voluntario de presentación de la declaración. De este modo, si el plazo para realizar los trámites finaliza el 30 de junio de 2017, la documentación debe conservarse hasta el 30 de junio de 2021. Ahora bien, existen algunas excepciones en las que los años de prescripción se incrementan, como es el caso de las compensaciones de pérdidas y rendimientos negativos aplicados en ejercicios anteriores, las reparaciones de pisos, las amortizaciones de mobiliario, las exenciones por reinversión de vivienda habitual, las deducciones por adquisición de vivienda habitual, etc.

Muchos documentos hay que conservarlos de manera temporal, como son los certificados bancarios o los certificados de retenciones del trabajo, pero hay otros que conviene conservarlos de manera permanente como pueden ser las escrituras públicas relacionadas con la compra o construcción de inmuebles, los contratos de arrendamientos, los justificantes de las pérdidas mientras su compensación no haya prescrito, etc.

En definitiva, pese al avance tecnológico de hoy en día, Hacienda sigue obligando a conservar los documentos físicos originales en papel.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Flickr Stream

User not found

Flickr Stream

User not found