Las donaciones pueden tributar al 1% acompañadas de un pacto sucesorio de definición

Una Sentencia del Tribunal Supremo dictó precedente para que las donaciones en Baleares pasasen a tributar al 1% si se acompañan de un pacto sucesorio de definición. De esta manera, las donaciones realizadas con este tipo de pacto tributan al 1% en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, mientras que las donaciones a descendientes ordinarias lo hacen al 7%.

Las donaciones en Baleares tributan en un 1% si se acompañan de un pacto sucesorio de definición, pacto en virtud del cual el donante adelanta una parte de su herencia a un descendiente con derecho a legítima, a cambio de que este último renuncie a la legítima que le hubiera correspondido en la herencia del donante una vez fallecido éste.

Este punto de inflexión se plantea a raíz de la Sentencia del Tribunal Supremo de día 9 de febrero de 2016 en la que dicho tribunal da por válida la naturaleza de este negocio jurídico como un pacto a causa del fallecimiento del contribuyente, por cuanto al tratarse de un negocio jurídico mortis causa, no existiría tributación alguna en la ganancia patrimonial generada a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por la donación a cuenta de herencia.

Desde un punto de vista fiscal, la figura del pacto sucesorio de definición resulta muy interesante, ya que, mientras las donaciones a descendientes ordinarias tributan al 7% en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, las donaciones con pacto de definición de legítima tributarían al 1%, siempre y cuando se cumpla la condición de que el valor de lo donado no supere los 700.000€ y que el donante tenga un patrimonio preexistente inferior a los 400.000€.

Sin embargo, la Dirección General de Tributos (DGT) ha venido aplicando otro patrón sobre la tributación derivada de la ganancia patrimonial generada a efectos del IRPF. La DGT considera que el donante debe tributar sobre la ganancia patrimonial que se deriva de la donación, al entender que la adjudicación del bien es fruto de un negocio jurídico inter-vivos y no por causa del fallecimiento del contribuyente.

Tras el dictado de la citada sentencia del Tribunal Supremo, la DGT todavía no se ha pronunciado al respecto, pese diversas consultas vinculantes presentadas con el fin de proporcionar a la DGT la oportunidad de volver a analizar la cuestión y hacerse eco de la nueva doctrina instaurada por el Tribunal Supremo.

Flickr Stream

User not found

Flickr Stream

User not found