Exención en el Impuesto sobre Patrimonio y bonificación en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones

Posted on Edit

En los últimos años varios Tribunales se han pronunciado respecto a la transmisión de empresa familiar a favor de cónyuges e hijos en cuanto poder aplicar la bonificación del 95% en la base imponible del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

La finalidad de la bonificación del 95% sobre la base imponible del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es favorecer y proteger el patrimonio empresarial con carácter familiar.

La posible aplicación de dicha bonificación está ligada directamente con el Impuesto sobre el Patrimonio. Por lo que, el requisito previo para disfrutar de la ventaja fiscal del Impuesto sobre Donaciones y Sucesiones es la exención de las participaciones en el Impuesto sobre el Patrimonio del causante o donante.

Según el Impuesto sobre el Patrimonio, las participaciones en las entidades estarán exentas siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  • El sujeto pasivo debe de participar al menos en el 5% del capital de la entidad computando de forma individual, o del 20% conjuntamente con familiares hasta segundo grado (cónyuge, ascendientes, descendientes o colaterales de segundo grado).
  • Que el sujeto pasivo ejerza funciones directivas en la entidad y que perciba por ellas una remuneración que represente más del 50% de la totalidad de sus rendimientos empresariales, profesionales y de trabajo personal.
  • Que la entidad no sea patrimonial, es decir, que la entidad tenga actividad económica.

En este sentido, el Tribunal Superior interpretó que el requisito de la participación en el capital de la empresa debe darse en el causante y a partir del fallecimiento de éste, el requisito pasa a ser del heredero. En ningún caso, es necesario que el heredero tenga participación previa en la empresa familiar.

Por tanto, en la medida en que se disfrute de la exención el Impuesto sobre el Patrimonio, la transmisión de la empresa o participaciones por herencia a favor del cónyuge o hijos, podrá beneficiarse de la reducción del 95% en la base imponible del Impuesto de Sucesiones y Donaciones del heredero (adquiriente).

Una adecuada planificación fiscal previa a la transmisión es fundamental para prever los efectos fiscales y poder minimizar su impacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Flickr Stream

User not found

Flickr Stream

User not found