Principales afecciones del Covid-19 en el IRPF

Aunque todavía es pronto para hablar del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, desde que se declaró el estado de alarma, se han ido aprobando diferentes normas con incidencia en el ámbito tributario.

A continuación, se exponen las principales incidencias que tendrán los contribuyentes en la próxima declaración de la renta:

Prestaciones percibidas a consecuencia de un ERTE: La percepción de la prestación por desempleo supone que el contribuyente pase de tener un pagador a dos pagadores por tanto, entran en juego nuevos límites para determinar la obligación de presentar el IRPF. Se disminuye el límite de rendimientos del trabajo de 22.000 euros a 14.000 euros si se han cobrado más de 1.500 euros del segundo pagador.

Las prestaciones abonadas por el SEPE apenas tienen retención por lo que con toda probabilidad el resultado de la declaración sería a ingresar.

Deducción por maternidad en caso de ERTE: La deducción por maternidad viene condicionada realizar una actividad por cuenta propia o ajena por la cual se esté de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social o Mutualidad. El ERTE supone una suspensión del contrato de trabajo y, en consecuencia, dejar de ejercer una actividad por cuenta propia o ajena incumpliendo los requisitos de la deducción.

Muchas madres acogidas a un ERTE se verán afectadas por esta circunstancia ya que durante los meses que el contrato de trabajo se encuentre en suspenso, no tendrán derecho a la deducción por maternidad ni, por tanto, a su abono anticipado. Este es el criterio que sigue la AEAT en diversas consultas vinculantes (DGT V1955-13 y V1957-13, ambas de 11 de junio de 2013).

Arrendamiento de inmuebles: En los supuestos de condonación de deuda, el arrendador tendrá que imputar las rentas. En el supuesto de reducción de la renta, se imputará la renta percibida y se podrán deducir los gastos necesarios para el arrendamiento. En el mismo sentido, en el supuesto de condonación de duda, se imputarán los ingresos y se deducirán los gastos necesarios y no se deberá imputar renta al entender que el inmueble sigue arrendado. En estos dos últimos supuestos, podrá seguir aplicándose la reducción del 60% para arrendamiento de inmuebles destinados a vivienda.

En este sentido se pronuncia la DGT V0985-20 de 21 de abril de 2020.

Planes de pensiones: Se ha permitido rescatar planes de pensiones en los supuestos de encontrarse en situación de desempleo o cese en la actividad por cuenta propia derivada de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

El rescate de los planes de pensiones queda sujeto al régimen fiscal establecido para las prestaciones de los planes de pensiones y, por tanto, se tributará como rendimientos del trabajo imputándose al año en que sean percibidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Flickr Stream

User not found

Flickr Stream

User not found